Seguidores

13 de jan de 2009

Retorno a Deus pela mao de um anjo- por Dra Hilda Molina

Con la implantación del comunismo se inició el lamentable y permanente proceso de aniquilamiento de la familia, una de las instituciones más queridas, protegidas y respetadas en la Cuba pre-1959. En nombre de una ideología irracionalmente sustentada en el odio y la intolerancia, y con el pretexto de edificar la sociedad perfecta, cercenaron las raíces mismas de las estructuras y valores familiares; e intentaron sustituir el amor familiar por un culto ciego al asfixiante estado, provocando un éxodo mantenido de más de dos millones de compatriotas. Los cubanos hemos sido testigos y actores conmocionados, de despiadados enfrentamientos entre padres e hijos, hermanos, esposos y demás familiares, por extraños motivos político-ideológicos y hasta religiosos. Asistimos ciertamente a un genocidio de las familias, que logró sembrar la división en sus entrañas, separarlas, distanciarlas espacialmente, desgarrarlas, aunque no dividirlas definitivamente.
Entre las nocivas estrategias desarrolladas, resaltan también las dirigidas a erradicar a Dios de la nación. No solamente impusieron el ateísmo como política oficial, sino que trataron inútilmente de desterrar a Dios del religioso corazón cubano. Además, los hombres y mujeres que se mantuvieron firmes en su fe y nunca la ocultaron, fueron víctimas en los primeros años, de persecuciones, amenazas, discriminación, humillaciones y otras variantes de represión.

Nenhum comentário: